A Glenda Priego no le quedó más que dejarse seducir por la pasión heredada de su familia: el arte

A Glenda Priego no le quedó más que dejarse seducir por la pasión heredada de su familia: el arte.  De la psicología clínica al arte del tatuaje. Con su oficio, honra el amor y la memoria de Harold, su padre.

De la psicología clínica al arte del tatuaje. Con su oficio, honra el amor y la memoria de Harold, su padre. #HistoriasPorCuentaPropia , historias de la clase media dominicana.




BUSCANOS EN FACEBOOK




El-Punto Informativo

Contactos: (829) 887-1333 //(809) 279-1344 De Licda: Yeraldin Linarez Sepúlveda
Correos: yerimairy17@hotmail.com
yeraldinlinarez@gmail.com
San Cristóbal, República Dominicana

2013 Línea Escritorio. All Rights Reserved. - Modificado por